sábado, 5 de marzo de 2011

Ángel Exterminador, Comillas (Cantabria)

"El quinto ángel sonó la trompeta, y vi una estrella que caía del cielo sobre la tierra y le fue dada la llave del pozo del abismo. [...] Por rey tienen sobre sí un ángel del abismo, cuyo nombre es en hebreo Abaddón y en griego tiene por nombre Apolyon."
Apocalípsis, 9:1-2 y 9:11

Bien pues aquí les presento al más famoso de estos ángeles del abismo, más conocido como Ángel Exterminador, con permiso de Buñuel.

Abaddón con las alas hacia arriba, dispuesto para la acción.
Esta preciosa escultura de Josep Llimona i Bruguera, escultor barcelonés al que le pillaron todas las vanguardias artísticas de principios del siglo XX, está situada en lo que en tiempos de la Alta Edad Media era el transepto de una iglesia monacal al borde del mar y que por obra y gracia de múltiples conflictos vecinales fue convirtiéndose en una ruina consolidada: el cementerio de Comillas, Cantabria.

El ángel exterminador se divisa desde prácticamente todas las vistas del cementerio.
En un principio el Ángel Exterminador iba a formar parte del mausoleo del hijo primogénito del primer Marqués de Comillas, pero don Antonio López López lo donó al pueblo de Comillas.

Vista más común de la preciosa escultura modernista de Llimona, tallado en mármol blanco.
Les quería hablar solo de esta magnífica pieza modernista, pero cierto es que la historia del Ángel de Llimona está indiscutiblemente unida a la historia del cementerio al que ha dotado de un carácter tan especial. En 1893 se decidió hacer una ampliación del camposanto de la ciudad y, ya que estaba por allí haciendo obras en los mausoleos de otros palacios el señor Lluís Domènech i Montaner, se le encargó la reforma.

La nave central de la antigua iglesia transformada en un cementerio lleno de nichos.
Domènech diseñó un tapial de mampostería coronado por pináculos de cruces que rodea toda la antigua iglesia situada en el promontorio comillano. La puerta de entrada está coronada por un arco de medio punto con tejado a dos aguas y una puerta de hierro de bellísima factura. Tan bonito es que fue declarado bien de interés cultural en 1983.

Ya dentro del cementerio destacan en la parte alta situada hacia el oeste varios mausoleos y una vez más nos encontramos con Llimona que diseñó y esculpió el bellísimo sepulcro de la familia Piélagos.

El angelito que preside la tumba de la familia Piélagos mirando hacia el Mar Cantábrico junto a otros esculturales mausoleos.
Desde hoy tienen un motivo más para dar un paseo por esta maravillosa ciudad cántabra. ;-)

16 comentarios:

  1. Hola, bello blog, íntimas entradas,si te gusta la palabra en el tiempo,la poesía, te invito al mio,serça un placer,es,
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen lunes, besos adoquinados...

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Don Vito. Pasaré por su blog, no le quepa la menor duda.

    Buen lunes también para usted. :-D

    ResponderEliminar
  3. ¿Donde tenías el blog que no había visto?

    Me parece que me va a gustar mucho

    Besos, preciosa

    ResponderEliminar
  4. Uy, qué ilusión, Aquí, verte por aquí. ;-)

    He empezado hace bien poco con este blog y voy a empezar, si todo va bien, esta semana con otro blog completamente profesional (a ver si encuentro trabajo remunerado -del otro, del gratis, voy sobrada- de una vez) que anunciaré a su debido tiempo. Ya están enlazados, pero aún no hay nada visible.

    Espero sinceramente que te guste muchísimo este blog. Voy a tratar de quitarle hierro al asunto de la muerte. Estoy preparando ahora mismo un post sobre el Doncel de Sigüenza, una tumba muy peculiar dentro de su estilo, pero las noticias de los últimos días me han dejado un poco tocada. A ver si lo termino hoy.

    Un besazo y ¡mil gracias!

    ResponderEliminar
  5. Creo que no tiene nada que ver con el tema muerte.
    Hay cementerios que contienen verdaderas obras de arte.
    El de Cambados es alucinante. ¿Le conoces?
    Vivo muy cerca del de cuadro de Goya.
    Deberías visitarlo

    ResponderEliminar
  6. Pues no, Aquí, no lo conozco, pero me lo apunto en mi nuevo cuaderno. Ahora, con este blog, me estoy obligando un poquito a mí misma de salir de mi propia inopia y, bueno, ya sé que ir a cementerios no es precisamente la excursión más agradable para muchos, pero sí para mí, así que toda información es bienvenida. Es un poquito lejos, pero, en mi próxima visita a Galicia, iré.

    Por ahora he pensado publicar, más o menos, una entrada a la semana. Si es así, tengo material para unos cuantos meses, incluso un año y pico, pero tengo que seguir indagando por este maravilloso mundo del arte y antropología funerarias.

    Con lo del cuadro de Goya me he perdido... ¿vives cerca del Prado? ¿de San Isidro? ¿de Burdeos? No recuerdo -o conozco- que Goya pintara algo sobre Cambados...

    Un besazo.
    Cal.

    ResponderEliminar
  7. ja,ja...

    no tiene nada que ver con el cementerio de Cambados el cuadro de Goya al que hago referencia.

    Piensa, no voy a `pensar por tí
    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Toda la tarde me tienes intrigada, Aquí. No es que sea experta ¡ni mucho menos! en Goya. Sí que es verdad que cuando voy al Prado no me puedo ir sin ver mi Perro Semihundido, y que paseando por San Isidro o por el Paseo de Extremadura no puedo dejar de acordarme de él y de la Quinta del Sordo... Pero... mira, me voy de paseo con mi enano cuadrúpedo pelirrojo y pensaré en la obra del maestro Goya, a ver si las musas, en este caso Clío, por aquello de la Historia, me inspiran.

    Un besazo goyesco.

    ResponderEliminar
  9. ¡¡¡Ah, vale!!! Se me acaba de encender la bombilla.
    :-D

    Yo también vivo cerquita de la Sacramental de San Isidro y de la de San Justo. A menudo paseo por sus pasillos llenos de historia. Realmente estoy en todo el meollo viejo-funerario de Madrid porque, si quisiera, ahorita mismo me plantaba en el Cementerio Británico en un pis pas.

    Creo que no he errado, ¿sí?

    Hale, hale, que llevo todo el día dándole a la tecla (lo cual es buenísimo, pero debería también darle al lápiz, que últimamente no diseño/dibujo casi nada).

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  10. Frío frío...
    Completamente helado.
    Risas, rozando la carcajada.
    Estoy segura que conoces la zona e incluso hayas visitado el lugar.
    Es un cuadro famosísimo de Goya, al que hace alusión.

    me gusta hacerte reir...lo siento

    ResponderEliminar
  11. ¡Mecachis! Aquí eres maaaaala, muuuy maaaaala. Ja, ja, ja, ja. Me tengo que seguir estrujando el limón... Ay, ay, qué será... Lo apunto en la agenda para seguir indagando.

    Me haces reír, mujer, me haces reír mucho y me gusta que tú te rías también conmigo, ¡claro!.

    Yo me río mucho, aunque no lo creas. Una amiga mía, que es sorda como una tapia, me bautizó con mi nombre en idioma sordomudo (siempre que coincidimos en el pueblo la acribillo para que me enseñe más cosas de ese idioma que todos deberíamos conocer) y eligió el gesto de la mano pasando por la cara y dibujando una sonrisa porque me dijo que siempre se acordaba de mi riendo. Es precioso, ¿verdad? Tendría que escribir algo al respecto en mi otro egoblog... Hmmm.

    Sigo con el lápiz (ahora he cambiado de oficio tecla por ratón, que vendría a ser el lápiz computerizado) y con la neurona a pleno rendimiento. Ay, ay, ay, qué pillina que eres.

    ResponderEliminar
  12. Vamos a ver, Aquí, a ver si resuelvo el entuerto que dos días he estado revolviendo entre los cuadros y cartones de Goya para ver si resolvía este misterio nuestro.

    Me dices tú que San Isidro no es y precisamente San Isidro es una de las referencias clásicas de Goya para sus cuadros. De hecho hay hasta una escultura de Goya en la pradera de San Isidro desde donde se supone que Goya pintó su famoso cuadro. Pero por aquí vamos en frío...

    Así que se me ocurre que hay otras dos grandes, magnánimas, telas del pintor aragonés que están situadas en escenarios madrileños. La primera en Puerta del Sol (los mamelucos, oh, me encanta) y la segunda en Príncipe Pío (los fusilamientos) que es casi con la que más me quedo puesto que muy cerquita de allí existe un camposanto muy poco conocido en el que están enterrados los héroes de los fusilamientos del 3 de Mayo. También está enterrada Clara Campoamor, me parece, y sólo lo abren precisamente el 2 de Mayo para conmemorar la batalla que se dio en Madrid en el año 1888. También vale que en esta zona está San Antonio de la Florida, iglesia pintada al fresco por Goya (y preciosa, claro).

    ¿He acertado? Espero que sí ^_^ pues si no ya empiezo a barajar como otra opción que vivas alrededor de Las Ventas (por los grabados de la colección Tauromáquia) o por la Sierra de Tardienta, que ya sí que sí, me parece irreal porque está en Aragón, pero, no sé yo, no sé yo...

    ResponderEliminar
  13. No es una iglesia, es un ermita.
    Son dos iguales. En una están los frescos de Goya y está enterrado él.
    la otra es la dedicada la culto religioso y a ella pertenezco.
    A la de los frescos, voy a menudo, disfruto mucho saludando a Goya, somos vecinos.
    Clara del Rey y no Clara Campoamor.
    pero no, no se encontró ningún cuerpo femenino.

    Así nos enseñaban en casa las cosas importantes, un par de pistas y a buscar.

    Empieza a chospar que te lo has merecido.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  14. XD XD XD XD XD XD XD ¡¡¡BIEEEEEEEEEN!!!

    Me ha venido bien repasar toda la pinacoteca que tiene el señor Goya. ;-D Estaba ya, poniendo por excusa nuestro juego, hasta por irme al Prado de nuevo y pasear por sus inmensas galerías.

    Estuve en la ermita de San Antonio de la Florida, en la original, una única vez en todo el tiempo que llevo aquí viviendo ya que se casaron allí unos amigos míos y me pareció alucinante, pero, claro, en una boda, poco puedes disfrutar de la cúpula de la iglesia.

    Lo que no sabía es que estaba allí enterrado Goya. Por un momento pensé que estaba enterrado en San Isidro ya que allí hay una columna cuadrada neoclásica con angelotes en la cual aparece un camafeo con la silueta de Goya. Tengo por ahí la fotografía mas iré al cementerio para cerciorarme bien.

    También intentaré acudir el 2 de Mayo al pequeñito cementerio que hay ahí en Príncipe Pío. Un día de estos iré a localizarlo porque me parece a mí que fácil de ver no va a ser.

    Chospando he estado por el parque con mi enano pelirrojo. ¡Síiiiiiii!

    ResponderEliminar
  15. Cuando he visto "la profesión" de Zulueta,he recordado que tenías esta entrada:¿los persigues?je,je.

    ResponderEliminar
  16. ¿A los negreros o a los ángeles extreminadores? Ja, ja, ja, ja.

    Pues ahora que me lo comentas, muchos indianos vivieron en el norte de España, así que, supongo que será eso lo de mi persecución. :-D

    Y con los ángeles exterminadores, no sé, es ¡son tan monos, ¿verdad?! Es como si quisiera tentar a la muerte... ;-)

    ResponderEliminar

Eso que está pensando, todavía no lo ha dicho nadie.