domingo, 10 de abril de 2011

Tumba del Papa Julio II, Roma, París, Florencia, ¡vaya usted a saber!

¿Se acuerdan de los libros de Historia en el cole, cuando nos enseñaban la figura, algo ceñuda, de Moisés, sentado, con dos cuernos y una barba digna del mismísimo Valle Inclán? Pues sí, es una tumba. Para ser exactos la tumba del Papa Julio II, un señor que volvió bastante loco a un chaval que empezaba a darse a conocer por aquellos entonces como un gran escultor, un gran pintor y un gran arquitecto llamado Michelangelo di Lodovico Buonarroti, para nosotros: Miguel Ángel.

Moisés mira a las hordas de turistas que se atrincheran frente a la tumba para verle a él.
Cuarenta años tardó Miguel Ángel en terminar el encargo que el Papa le mandó en 1505. Tal es así el cuento que generó la construcción de esta tumba que los contemporáneos como Ascanio Condivi le pusieron el sobrenombre de "La Tragedia de la Tumba". Para Miguel Ángel la construcción del sepulcro del pontífice suponía la culminación de su arte, su obra maestra, el súmmun de su yo artístico, pero la obra se le atragantó y bien atragantada.

¿Qué estará pensando realmente el profeta?
Seis fueron los proyectos que se aprobaron y desaprobaron. Según nos cuenta Vasari en su biografía del maestro renacentista, el boceto empezó con una colosal construcción piramidal recubierta de cuarenta esculturas en el Vaticano y acabó siendo un retablo -lo cual cabreó mucho al autor- en la escondida Basílica de San Pietro in Vincoli (Roma) del cual sólo las figuras de Moisés (la única figura que sobrevivió desde el inicio del proyecto a tanto cambio), Raquel y Lea son propias de Miguel Ángel mientras que el resto del retablo salieron de otras manos. Siendo exhaustivos la figura del Papa, tumbado al estilo etrusco, fue obra de Tomaso di Pietro Boscoli y el resto de Raffaello da Montelupo. Aún así es espectacular, me dirán que no, ¿eh?

Cuando fotografié esta tumba -hace ya cinco años y con cámara analógica- no me percaté de sacar una vista completa de la misma, así que esta foto es de internet. No sé su autoría, si alguien lo sabe, que me lo diga y le pongo un enlace como debe de ser.
Entre encargo y encargo Miguel Ángel sacaba tiempo para ir esculpiendo las diferentes figuras que adornarían el mausoleo papal, pero el hombre se iba desquiciando por momentos cuando, estando a medio camino de finalizar los esclavos del segundo de los proyectos a modo de las tumbas del antiguo Imperio Romano, Julio II se murió. La obra se aplazó durante ¡veinte años! Los esclavos se distribuyeron por diferentes sitios. Dos -el moribundo y el rebelde- están en el Louvre (París) y otros cuatro -joven, atlante, despertando y barbudo- están actualmente en la Galería de la Academia (donde está MI David), concretamente en la galería Prigioni, aunque pasaron unos cuantos años adornando los espectaculares Jardines Bóboli (Florencia).

Dibujo a lápiz y tinta de Jacomo Rocchetti tras el segundo proyecto presentado por Miguel Ángel donde se puede ver perfectamente la colocación de los esclavos y las figuras bíblicas en el segundo piso de la fachada. Del primer proyecto no se tiene más noticia que las que nos llegan de la biografía de Vasari.

La Estatua de la Victoria, fruto del ya quinto proyecto de tumba papal, se encuentra en el Palacio Vecchio de Florencia, situado en el Salón del Cinquecento, aunque al principio se pensó en colocarla en la tumba del artista, pero su sobrino Leonardo la donó a Cosme de Médici que la situó donde hoy la podemos encontrar.

El Esclavo Moribundo, una posible alusión a San Sebastián por su erotismo soterrado. ¡Es mi favorito!
El Esclavo Rebelde, y el Moribundo ambos en el Museo Louvre, representan junto a los otros cuatro esclavos la concepción neoplatónica en boga en la época ya que sus cuerpos con sus peculiares torsiones tratan de escapar de su prisión de mármol. Se aprecia sobre todo en el Esclavo Atlante.
Se me olvidaba: ¿por qué está tan cabreado Moisés? Podrían pensar que Buonarroti esculpió un profeta rebotado como metáfora del monumental mosqueo que debería tener el artista con tanto cambio, pero no se puede sostener la teoría ya que el Moisés se acabó de esculpir en 1515, dos años después de la muerte de Julio II, con lo cual su diseño ya estaba fijado antes de tanta variación. Sería, pues, una equivocación pensar en el cabreo ya que según los escritos de Condivi el jefe de los hebreos se encuentra en un estado de absoluto arrobamiento, analizando su postura como a punto de levantarse, pero no, se queda sentado y cegado por el esplendor de la luz divina que le acaba de otorgar las tablas con los Diez Mandamientos.

Raquel, detrás de Moisés, personificando la Vida Activa. Lea, en el lado opuesto, representa la Vida Contemplativa.
Cuenta la leyenda que cuando Miguel Ángel finalizó el Moisés le dijo ¿por qué no me hablas? sintiendo entonces que lo único que le faltaba a esa figura era la propia vida. De dónde habrá salido el cuento de Pinocchio, hmmm....

La verdad es que a esta figura solo le falta hablar. :-)
PD. La próxima vez que un cliente me empiece a pedir cambios y cambios y cambios y cambios, le diré amargamente que es más cansino que Julio II.

12 comentarios:

  1. ¡Excelente entrada!

    El proyecto original de la tumba de Julio II debía ser colosal en dimensiones e, si no recuerdo mal, iba a ir donde está el obelisco de la plaza del Estado de la Ciudad del Vaticano.

    Lástima que esté inconcluso, puesto que el Moises en aquel rincón en penumbras de San Pietro in Vincoli se lleva todas las miradas.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, Ksawery!

    No sé exactamente dónde iba a situar la monumental tumba, es posible que donde dices tú fuera su lugar original. Iba a ser algo bestial, de verdad. Piensa que el Moisés era sólo una de las figuras que iban a adornar la segunda planta de la pirámide. ¡Cuarenta estatuas, ni más ni menos! También es una pena que no se hayan conservado los documentos del boceto original...

    San Pietro in vincoli la verdad es que es una igliesita que sorprende cuando entras. Por los frescos del altar, por un par de tumbas más que tiene que son muy bonitas y por supuesto por Moisés que, sin lugar a dudas, se lleva todos los flashes. ¡Es que es espectacular! (ahora donde estén David y el esclavo moribundo que me requete fascinan, aunque no sean tan perfectos, que se quite cualquier figurita).

    ResponderEliminar
  3. Nunca has pensado en hacerte profesora de arte? con la de costroños que hay por ahí - educación pública y privada, no importa- haciendo que los niños y no tan niños lo odien... es porque nadie les cuenta lo "cansino" que era Julio II.
    ; ) gracias por el artículo, muy interesante!. No sabía nada de esto!!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Speranza y bienvenido/a!
    No nunca he pensado en dedicarme a enseñar arte porque no sé (casi) nada de arte ni de su historia, pero es un punto que lo mismo debería de contemplar, quién sabe. Fui profesora en su momento, pero de fotografía. La mayoría de mis alumnos tenían más años que yo (tenía 18 entonces) y las clases eran un despiporre. No tengo ni autoridad ni seriedad. Echar broncas no es lo mío.

    La historia de Julio II es apasionante. La de él y la de su predecesor en el trono vaticano Alejandro VI (el papa Borgia). Si quieres saber más al respecto comienza una serie en Antena 3 creo que esta semana que tiene muy buena pinta. Yo le echaré un vistazo (aunque no sea más que ver a Jeremy Irons como Rodrigo Borgia, guau).

    ¡Gracias a ti por pasarte por aquí!

    ResponderEliminar
  5. hola chicoa entre aqui por casualidad y vi vuestros post de hace ya tiempo....la tumba de julio II iba a ir en el centro de la basilica de san pedro,justo debajo de la cupula donde ahora esta el baldaquino de bernini..lo q provoco tal vez q la obra no se hiciera ,por q el arquitecto de la basilica,bramante,no le hacia mucha gracia q miguel angel considerara el que seria el mayor templo de la cristianadad como un mero marco para su obra maestra,y mientras que el estaba en carrara eligiendo marmoles para la tumba ,bramante metio cizaña ante el papa y desvio los fondos ala construccion de la basilica.. ironias dela vida...la tumba no acabo bajo la cupula...pero esta no fue la que diseño bramante sino q fue la mayor obra arquitectonica de miguel angel.. la cupula de san pedro...os recomiendo una peli del1956 de carol reed...el tormento y el extasis,con charlton heston,y rex harrison,haciendo respectivamente de miguel angel y julio II,q va sobre la historia de la pintura de la capilla sixtina pero que trata basyante el tema de la tumba...es la tipica superproduccion un poco empalagosa pero muy muy ilustrativa y bien lograda..y la tumba final fue a parar a san pietro in vincoli q ue no es basilica,solo iglesia,por q en el testamento el papa quedo escrito que seria su tumba en san pedro..y como no creyeron sus sucesores convenienete enterrrarlo alli aprovecahron que la unia iglesia de roma q se llamaba tb de san pedro,era esta.... perdida y secundaria en comparacion alas cuatro basilicas mayores de roma.... saludos!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Pues muchas gracias por entrar aquí, Anónimo. A veces las casualidades nos llevan a sitios muy interesantes. ;-)

    Veo que tú también estás empapado de historia y que aportas datos interesantes a la construcción de la tumba de Julio II. Es cierto que estaba pensada para ir en el lugar en el que está el baldaquino en San Pedro, Ciudad del Vaticano. Pero, si hoy en día nos cambian en nuestros trabajos continuamente de dirección, ¡imagínate en 40 años!

    Me encanta el Renacimiento porque es una época en la que parece que todos estaban cabreados con todos y que la competitividad iba al máximo. La historia de la Piazza Navona con Bernini y Borromini es simplemente fascinante. Un siglo lleno de envidias que dio unos frutos a nivel arte (literatura, escultura, arquitectura, etc.) envidiables.

    Buscaré la película. No tenía ni idea de su existencia... Charlton Heston haciendo de Miguel Ángel tiene que ser un punto.

    Un saludo, Anónimo.
    Cal.

    ResponderEliminar
  7. Por que Moises tiene cuernitos.?Dios pague al que me ilustre.

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes, Anónimo/a.
    La explicación no es complicada, pero aún así espero que Dios te haga caso y me lo pague con algún regalito, soy de buen conformar. ;-)

    La Biblia es un libro originalmente escrito en arameo (no está muy claro este aspecto ya que hay algunos que postulan que el Evangelio de San Mateo fue escrito en arameo y otros que en griego común), hebreo y griego.

    La doctrina cristiana a partir del siglo IV d.C. empezó a hacer traducciones de los textos al latín -digamos que el inglés de aquellos tiempos, la lengua oficialmente entendida por todos- y tal menester fue encargado a San Jerónimo. Esa traducción es conocida como la Vulgata.

    ¿Por qué todo este rollo? Bien, vamos al quiz de los cuernitos. En el libro del Éxodo se narra, entre otras cosas, la bajada de Moisés del Monte Sinaí con las Tablas de los Diez Mandamientos. En el texto original hebreo describen al profeta con exactamente rayos de luz (karan ohr) saliendo de la cabeza, pero San Jerónimo al traducirlo al latín cometió un error y lo tradujo por cuernos.

    Como escribo en el texto de esta entrada, Buonarroti representó a Moisés en estado prácticamente de éxtasis tras recibir las Tablas, así que ateniéndose al texto bíblico que circulaba en sus días (siglo XVI), le colocó unos hermosos y chiquitillos cuernos en la morolla.

    También existe otra teoría sobre los cuernitos, quizá más sencilla de explicar y es que las religiones paganas (las que eran mayoritarias antes de que el Emperador Constantino proclamara el Cristianismo como principal dogma de fe) representaban la divinidad de sus dioses colocándoles unos cuernos.

    Cualquiera de las dos se podría aplicar a la hechura de Miguel Ángel ya que se trataba de una tumba papal y a su vez el autor también estaba muy versado en temas mitológicos grecolatinos (la estatua que le dio el espaldarazo como escultor era de un Baco completamente beodo).

    Espero haberte ayudado un poquitín... ¡Bienvenido, Anónimo! Está usted en su casa.
    Cal.

    ResponderEliminar
  9. Y después de muchas vueltas, los huesos de Julio II, los de su tio Sixto IV y los de un par de cardenales de la familia, descansan desde los años treinta del Siglo XX en el suelo de San Pedro del Vaticano, en la capilla Noroeste de las cuatro que rodean la gran cúpula, pisados inadvertidamente por hordas de turistas despistados que pasan mirando sin sospechar sobre quien lo hacen...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Anónimo III! Gracias por el apunte. :-D Al ser de los primeros repors que hice, no me molesté en saber dónde habían ido a parar los huesos de Julio II, intuí que estarían en la tumba del Vincoli y, ya ve, no. Debería volver a Roma, sí. ¡Debería vivir en Roma! para ser más exactos.

      Eliminar
  10. Concuerdo contigo, El David y los esclavos que estan en La Academia de Florencia, son espectaculares, tuve la oportunidad de verlos, asi como los que estan en el Louvre.
    Y no olvides La Pietá en San Pedro, obras de una gran belleza.
    Michelangelo, un GENIO ¡¡¡¡
    Saludos desde Venezuela
    Alberto

    ResponderEliminar
  11. No hay obra de Miguel Ángel que si quiera roce la mediocridad, Alberto. :-D ¡Gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar

Eso que está pensando, todavía no lo ha dicho nadie.