lunes, 6 de junio de 2011

Cementerio de Santa Isabel, Vitoria-Gasteiz.

Si en la entrada anterior comentaba que el camposanto de Ponferrada destilaba un estilo inglés en su factura, cuando pasen los años, unos doscientos más o menos, podrá darse un aire al que hoy nos ocupa: el cementerio de Santa Isabel de Vitoria, una auténtica joya por descubrir en el mundo del arte funerario.

La entrada principal al camposanto gaisteiztarra.
La primera vista que tenemos del camposanto al cruzar su puerta.
Curiosa tumba de la familia Santa María y Díaz del Carpio del año 1860.
Nos encontramos en Santa Isabel con esfinges neo egipcias, con ángeles quejumbrosos o simplemente esperando que pase algo, ángeles justicieros que con su mano descubren a quién va a visitar la muerte, con un Cristo ya bajado de su cruz y abandonado en un lecho de piedra, con moradores de la noche...

Dos esfinges de estilo neo egipcio custodian la entrada al mausoleo de la familia Rossi.
Una de las más bellas figuras del cementerio: una ángel recostada con una expresividad de pena que angustia sólo con mirarle fijamente a los ojos.
¿A quién o a qué esperará este angelito?
Un Cristo exento de las tres marías, de su cruz, de la vida, cansado y más humano que nunca.

¿Qué representará esta enigmática figura con esas alas de murciélago?
El camposanto se inauguró el 18 de Marzo de 1808. Entre sus moradores nos encontramos a familias de la alta alcurnia vitoriana con impresionantes lápidas bellamente adornadas y mausoleos llenos de misterio y leyendas -como la del ángel que vigila el descanso de Julián Zulueta, uno de los mayores negreros de nuestra historia, que señala con su mano al próximo de nosotros al que visitará la muerte- entre tumbas más modestas, pero igualmente bellas.





El recinto está indiscutiblemente unido a la historia de la capital alavesa ya que su factura comenzó justo cuando las tropas de Napoleón estaban acantonadas en los alrededores y se declaró una epidemia de tifus entre la población. Aún así el cementerio es de los pocos en España que ni posee fosas comunes ni nichos.

Sus muros sirvieron de cadalso en plena Guerra Civil Española siendo allí mismo ajusticiados muchos soldados y personas no afines al bando nacional, entre ellos el poeta bilbaíno Lauaxeta. Fue hace dos años cuando se comenzaron las acciones para instalar una placa conmemorativa recordando los fusilamientos de 1936 y los de 1977 -las últimas víctimas del régimen franquista- en el muro trasero del cementerio junto a la ya presente en memoria del Lauaxeta desde 2005. 






Tras sus doscientos cumpleaños las autoridades de la ciudad están intentando dotar a este emblemático lugar de cariz turístico emprendiendo acciones de restauración y cuidado de las instalaciones que van muy lentas, pero van. Una de las medidas ejecutadas ha sido la expropiación de todas aquellas tumbas a las cuales les ha vencido su alquiler (por 75 años) y no poseen ningún interés artístico ni histórico para la creación de nuevas zonas verdes.



En esta preciosa tumba nos encontramos a dos enamorados sentados tranquilamente mientras se contaban sus cosas.  Parece que la gente empieza a perder el miedo a los cementerios.
Sí, nos está mirando con sus ojos vacíos (es inquietante, lo sé).
El tiempo no obstante ha dejado una pátina en el lugar que le hace parecer especialmente indicado para huir del ajetreo de la ciudad donde habitan los vivos. Cuando entras en Santa Isabel el tiempo se suspende y el silencio, solamente interrumpido por el canto de los pájaros que anidan en sus madroños y sus cipreses o el sigiloso caminar de los gatos, se apodera de la consciencia de uno.








Inspirador, no cabe duda, hasta tal punto de llevar a escribir La Niña Muerta, novela corta galardonada con varios premios, a su autor José Antonio Cotrina.

Esperemos que tras las obras de restauración y acondicionamiento este cementerio de Santa Isabel pase a engrosar la lista de cementerios de interés de la Ruta Europea de los Cementerios.

Les dejo con alguna instantánea más tomada al azar invitándoles a que conozcan esta hermosa sacramental en vivo y en directo.



Iconografía angelical peculiar, ¿no les parece? Incluso parece que el ángel esté sonriendo...

La única cruz de hierro que vi en el recinto. Con lo de moda que estuvieron a principios del Siglo XX, me resultó curioso ver solo una.
La naturaleza se apodera de los lechos de granito.


Cementerio de Santa Isabel
Portal de Arriaga, 26-A
01013 Vitoria-Gasteiz
T_ 945 16 12 31
E_ cementerios@vitoria-gasteiz.org
H_ L-V de 9:00 h a 19:00 h

11 comentarios:

  1. Precioso su aire decimonónico, magnifica la fotografía. Soy responsable de un conjunto funerario también del S.XIX. Los comentarios muy acertados.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias, María Mercedes! Sí, tiene un aire decimonónico importante. La mayoría de las tumbas son del siglo XiX y de principios del XX.

    Si quieres que me pase por el conjunto funerario del que eres la responsable para fotografiarlo y escribir un post al respecto, ¡yo encantada! Te paso mi email por si te apetece la propuesta: missscalamity@yahoo.es

    Un saludo.
    Cal.

    ResponderEliminar
  3. buenas:
    antes que nada darte las gracias por el reportaje ya has revalorizado más si cabe al cementerio. soy la persona que presentó en una comisión del ayuntamiento de gasteiz la posibilidad de usarlo como recurso turístico. el anterior equipo de gobierno nos dijo que no ya veremos éste. Es una pena ya que l amemoria de la ciudad está allí escrita y no olvidar y hacer homenajes anuestros mayores es un deber y un derecho.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Anónimo, pero yo lo único que hago es intentar dar a conocer el maravilloso patrimonio en honor a la muerte (o mejor dicho a la persona muerta) que reside en nuestras necrópolis, iglesias, catedrales.

    El cementerio de Vitoria es, sin duda, precioso y de gran valor artístico, histórico, etc... ¿Por qué no te pones en contacto con ASCE e intentas ver si por ahí puedes hacer algo más por este camposanto? En España ya hay varios dentro y este desde luego no desmerece...

    Los políticos por desgracia tienen muchas cosas con las que andan ocupados. El otro día le decía a una amiga mía que si casi dejamos caer la catedral de Burgos a trozos, ¿quién demonios se va a ocupar de los cementerios? Cuatro locos como nosotros, poco más.

    Saludos.
    Cal.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me ha encantado tu trabajo, la fotgrafia es maravillosa, y tengo una pregunta para ti, dado que el cementerio fue fundado a principios de siglo XIX. Me pregunto si tienes información acerca de las tumbas de los soldados caidos en batalla en la Batalla de Vitoria en 1813 ? Has investigado algo al respecto ? He buscado pero todavia no encuentro mucho. Espero puedas ayudarme, y pues solo me resta decirte, que es un excelente trabajo ! Enhorabuena y adelante !
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias por tus palabras, Karmina y ¡bienvenida!

    Siento decepcionarte de entrada porque poco -por no decir nada- te puedo decir de las tumbas de los caídos. El cementerio de Santa Isabel no tiene fosas comunes, que solía ser a donde van a parar los muertos en batalla de aquellas épocas, salvo personajes ilustres. :-(

    La plaquita que hay en los muros del camposanto hace referencia a los fusilamientos del 1936 y del 1977, pero solo es una placa, así que intuyo que tampoco estarán sus cuerpos ahí.

    ¿Has probado a ponerte en contacto con el propio cementerio? A lo mejor ellos pueden tener más información y si la tienen, estoy convencida de que estarán encantados de compartirla contigo. Normalmente la gente no se suele preocupar por los cementerios.

    Si conoces el nombre de alguno de los caídos en 1813, existe un buscador de tumbas que, bueno, suele funcionar con personajes conocidos. Lo mismo tienes suerte. Te paso el link de Find A Grave.

    Mucha suerte, Karmina. Si quieres compartir con nosotros tus averiguaciones, oye, yo encantada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye muchisimas gracias por tu informacion, seguiré buscando, la historia es algo larga y medio rara tambien, pero no dejare de comentar en tu pagina, si es que en realidad llego a encontrar lo que busco... :) Y de cualquier modo, estare contactandome con el cementerio directamente...sabras si tienen algun correo electronico ? De todos modos, lo intentare buscar por este medio, dado que no estoy localizada en España. Q tengas un gran día !!

      Eliminar
  7. Hola de nuevo, Karmina.
    Esta también es tu casa, así que cuando quieras comentar, tú comenta.

    Te paso el correo electrónico del Cementerio de Santa Isabel de Vitoria-Gasteiz y ¡mucha suerte! Tirando del hilo y hablando con gente al final consigues resolver un montón de misterios. Lo malo (o bueno) es que de la primera pregunta que te haces empiezan a surgir tropecientas.

    A ver, que me enrollo más que las persianas. El email (lo voy a poner también en la entrada, para quien quiera verlo): cementerios@vitoria-gasteiz.org

    Buen día para ti también. :-)
    C.

    ResponderEliminar
  8. Huy, se ha cortado la dirección por el salto de linea. Repito, pues: cementerios@vitoria-gasteiz.org

    ResponderEliminar
  9. eva maria Gimenez15 de mayo de 2012, 17:16

    Hola: Estoy interesada en un panteón de mi familia que me consta está en este cementerio. La familia Herce, sus primeros moradores fueron segun creo
    Lucio Herce y Marcelina Vallejo ( más conocida como la Peapa) alguien me puede confirmar los nombres que salen en la piedra del panteón? y mandar una foto?
    Gracias de antemano.
    Eva
    Mi e-mail es evamgimenez@gmail.com

    ResponderEliminar
  10. Hola, Eva María.
    Para cualquier consulta relacionada con los huéspedes del camposanto, yo te recomendaría que te pusieras en contacto con el propio cementerio que seguramente estarán encantados de echarte una mano, incluso enviarte una fotografía del panteón o losa. Arriba tienes los datos y también en alguno de los comentarios.

    Me encantaría poder ayudarte pero solo soy una entusiasmada de la escatología y la antropología funeraria. Salvo tumbas de personajes ilustres, nobiliarios o reales o tumbas con gran valor artístico no tengo demasiada idea.

    ¡Mucha suerte, Eva María!
    Cal.

    ResponderEliminar