martes, 3 de junio de 2014

La noche y el día. 
Los arcosolios de los marqueses de Poza, iglesia conventual de San Pablo Apóstol (Palencia).

Obras son amores y no buenas razones, así que aquí me tienen cumpliendo una promesa que hice hace casi tres años a los compañeros de Enterramientos Reales: un repor fotográfico de los arcosolios de los marqueses de Poza. No voy a profundizar mucho más de lo que ya hice en el mini post que escribí allí, porque prefiero que hoy se deleiten con los mil y un detalles de estas dos maravillas en vez de aturullarles con mil y un datos.

Capilla mayor de San Pablo con las sepulturas de los marqueses de Poza empotradas en sendos tabiques.
La iglesia de San Pablo de Palencia es el único edificio antiguo que se conserva de lo que en tiempos fue y es el Convento Dominico de San Pablo fundado a comienzos del siglo XIII por el propio Santo Domingo de Guzmán poco antes de morir.

Su actual factura poco tiene que ver con la construcción primigenia y así nos encontramos ante un templo que aglutina diferentes estilos arquitectónicos comenzando por el Gótico de la puerta sur, pasando por el Renacimiento de las ventanas y balaustrada absidial exterior (con un ábside sorprendentemente alto si lo comparamos con la nave central) y terminando con el neoclasicismo de su espadaña y portada principal.

Aparte del magnífico retablo que decora la capilla mayor (1) -ni más ni menos que los cinceles de Vigarny nos encontramos por aquí-, la "santísima trinidad" artística de la iglesia está compuesta también por el retablo que decora la capilla de la Piedad, llamado del Deán Zapata, y el Cristo crucificado de la capilla de Juan el Bautista.

Pero vamos a lo que vamos, esto es, a los enterramientos nobiliarios que encontramos en la capilla mayor (2).

Juan de Rojas y Enríquez de Almansa y Marina Sarmiento, primeros marqueses de Poza.
Francisco de Rojas y Fernández de Córdoba y Francisca Enríquez Cabrera, terceros marqueses de Poza.
Tenemos pocos datos históricos a nivel internetil sobre las hazañas que llevaron a convertir a Juan de Rojas y Enríquez de Almansa como primer marqués de Poza. Nacido en Monzón de Campos (Palencia), Juan ocupó un importante puesto en la corte de Carlos I/V que le obsequió con el título nobiliario que ostenta. En la cartela informativa que encontramos al lado del arcosolio, transcripción de la lápida intermensular, solo informan sobre los moradores del mismo y la fecha de fallecimiento (3).

Los franceses no fueron precisamente cuidadosos con el patrimonio español durante la Guerra de la Independencia.
Ménsula izquierda debajo de la alegoría de la Castidad, desde la que arrancan las columnas jónicas de la primera calle.
Castidad. Qué poco casta, ¿no?
Ménsula derecha situada debajo de la alegoría de la Justicia.
Justicia.
Más sencilla es la identificación de las gestas del nieto del marqués, Francisco de Rojas y Fernández de Córdoba, que allí se encuentra inhumado junto a su esposa Francisca Enríquez -promotora del mausoleo y actual reja (4)- en la parte del Epístola.


Siempre me ha picado la curiosidad con las puertas cerradas a cal y canto (y los triforios) de los edificios religiosos. Esta fijo que esconde la cripta. :-D

Sepulcro de los primeros marqueses de Poza_
San Pablo vivió épocas de gran esplendor desde su construcción hasta la Guerra de la Independencia Española y las desamortizaciones del siglo XIX. Durante varios siglos fue el favorito de reyes, nobles y altos dignatarios eclesiásticos para residir en sus estancias por Palencia, bien temporalmente, bien como reposo eterno.

Aquí fueron sepultados importantes personajes de las edades Media y Moderna (Nuño González de Lara y su esposa Teresa Alonso, Pedro Manuel y Juana Manrique, etcétera), sepulcros todos ellos perdidos por el antojo del primer marqués de Poza que mandó remodelar el templo y de paso construir allí su imponente mausoleo terminado en 1559.


Existe controversia entre los historiadores a la hora de nombrar el autor del arcosolio. Durante un tiempo se pensó en Alonso de Berruguete. Más tarde en Francisco de Giralte (muy de moda en la época). Y actualmente es atribuido a Manuel Álvarez como escultor y Juan de Escalante como arquitecto.

Hoy por hoy no se sabe de ningún documento que pueda certificar su autoría y únicamente está comprobado que Berruguete no tuvo nada que ver en esta obra. Nuevas hipótesis indican que el estilo renacentista italiano al que se adscribe (pueden ver que la estructura se asemeja mucho, por ejemplo, a  la tumba del papa Julio II) fue usado en varias edificaciones cercanas y contemporáneas a la que nos ocupa (san Miguel en Villarramiel, san Pedro en Frómista, Nuestra Señora de la Asunción en Tudela de Duero) que sí llevan la firma de Escalante.

Figuras de los marqueses orantes situadas en la calle central del primer cuerpo.
El primer marqués, principal hacedor de la reforma llevada a cabo en el templo en el siglo XVI.
Marina Sarmiento,  familia muy influyente en el ambiente monacal de San Pablo.
Sean quien fueren sus autores, sorprende el realismo de los retratos de los marqueses, sobre todo en el busto de él, profuso en detalles que muestran la senectud del personaje. El mismo trato fino de la talla se puede apreciar en el vestuario confeccionado al gusto de la corte del emperador Carlos I/V.


Si no suelto algo frívolo, reviento, y en ausencia de poder comentar unos pies... me encantan las trabillas del vestuario de la marquesa (y su toca).


Al lado del almohadón sobre el que reposan las rodillas habían unos guantes de caballero que, oh, desaparecieron.
Si bien las figuras orantes de los marqueses son las que van a atraer nuestra vista nada más entrar, pronto se darán cuenta que, sin despreciarlas en absoluto, son casi anecdóticas frente al grupo escultórico que compone todo el conjunto.

Arco de medio punto decorado con casetones de flores, angelotes e incluso un pequeño demonio o tal un vez sátiro (practiquen el juego de "buscando al diablillo") e imagen de la Virgen y el niño rodeada de ángeles.
En el primer cuerpo del mausoleo nos encontramos con columnas jónicas estriadas, que aún conservan el dorado en algunas partes. Entre las columnas dos hornacinas a cada lado que albergan a los cuatro santos evangelistas.

San Juan.
San Marcos.
San Mateo.
San Lucas.
El segundo cuerpo está dominado por la espectacular talla de un Ecce Homo en el centro (posiblemente la de mayor valor artístico) sobre el que se van abriendo las figuras de santos Catalina y Antonio de Padua, san Gabriel y la Virgen María (una Anunciación, vamos). En el atrio la figura del santo fundador Domingo de Guzmán entre dos columnas corintias, ceñido por los escudos de armas de los marqueses. El conjunto se remata con la figura del Padre Eterno.

No soy muy fan de los cristos, aunque me llevaría este para la minimansión sin dudar ni un segundo.
Ático con Santo Domingo y fracción del segundo cuerpo del mausoleo.
Las figuras humanas pueden ocupar nuestra atención, sin embargo no deberían olvidarse de admirar los grutescos (principalmente puti, hombrecillos, flores y frutas) que acompañan en fustas, jambas, tenantes de escudos, y que van configurando una suerte de virguería rozando el horror vacui.




Sepulcro de los terceros marqueses de Poza_
De la explosión en forma de filigrana a la austeridad llevada casi a la mínima expresión vestida con mármoles verdes, pardos y blancos en el arcosolio del nieto de los primeros marqueses y su esposa.


Durante un tiempo se pensó en Pompeo Leoni y su taller como los artífices de este mausoleo. En 1612, año de su obra, Leoni estaba dentro del Top 5 en cuanto a escultura. Siendo de origen toscano, el rey Felipe II le mandó llamar para participar en la construcción de un edificio que seguro les va a sonar: San Lorenzo de El Escorial. Posiblemente la obra más destacada del artista dentro de San Lorenzo sean los cenotafios de los monarcas Austrias y sus familias (Carlos I/V y Felipe II). Quizás por eso en siglos posteriores se le quiso dar publicidad a las figuras orantes de los Poza atribuyendo la obra al escultor renacentista.


Francisco de Rojas y Fernández de Córdoba.
Francisca Enríquez Cabrera.
Sin embargo existe un contrato de obra que señala Alonso de Vallejo como autor del sepulcro. En plena faena Vallejo falleció y le sucedieron en las labores del arcosolio Antonio de Riera Cristóbal y Francisco Escalante, más tarde sustituidos por Antonio de Arta y Juan de Muniategui.

En la visita a la capilla mayor llama la atención el cambio estilísitico entre uno y otro arcosolios. Para narrar esta historia nos encontramos con la herejía y los tribunales de la Santa Inquisición. En un auto de fe fechado en 1559 en Valladolid, varios miembros de la familia Rojas (Luis de Rojas, nieto del primogénito del primer marqués, y sus tíos María de Rojas, monja de Santa Catalina, y Pedro de Sarmiento, comendador de Alcántara) fueron acusados de luteranismo. Se desconoce si sufrieron por tal causa el destierro o la prisión. Años después se sabe de otro miembro de la familia, fray Domingo de Rojas, que seguramente pertenecía al claustro de San Pablo, fue ejecutado y luego quemado.

Aún así la mancha herética sobre la familia Rojas no impidió que el tercer marqués, Francisco, fuera inhumado en la capilla mayor. En los mentideros de la iglesia todavía se atribuye la mesura de la tumba de los terceros marqueses a su condición de protestantes.  De hecho, tal y como me comentó en mi anterior visita de 2011 un miembro de la comunidad dominica, la mirada de los primeros marqueses se dirige hacia el calvario que remata el retablo mientras que la de los terceros está centrada en la persona que ocupe la mesa del altar. Inquietante.


Si quieren conocer mi opinión, creo que el cambio en el estilo de ambas sepulturas se debe más bien al devenir de los tiempos y el paso del Renacimiento al Herreriano que puso de moda Juan de Herrera con la construcción del antes citado monasterio de El Escorial.



El reclinatorio y los objetos que se sitúan en el primer cuerpo del mausoleo están plagados de detalles esculpidos por un pomposo cincel.

Aunque cierto es  que el único elemento religioso al que hace referencia el arcosolio de los terceros maqueses es una sencilla cruz de mármol que encontraremos si alzamos la vista hacia el remate del atrio...

Escudo de los Rojas-Enríquez decorado con guirnalda y corona de marquesado en el centro del atrio.
Lo sé. No puedo contener mi verborrea (¡con lo "fácil" y escueto que hubiera sido rellenar una galería de fotos!) y, pese a que les dije al principio que no iba a ametrallar al personal con tropecientosmil datos, al final se me ha ido la tecla. No me lo tengan en cuenta porque el lugar bien merece un sesudo trabajo que podría formar parte de una tesina universitaria. Este post sería tan solo el abstract de la misma. ;-)

Espero que hayan disfrutado de este repor tanto como yo gocé viendo los arcosolios en vivo y en directo.
Cal.

Iglesia conventual de San Pablo Apóstol.
Avda. Simón Nieto, s/n , 34005 Palencia
T_ 979 707 220
H_ muy raro, normalmente abren poco antes de celebrar la misa, sobre las 18:00 horas.
Info_ Aunque la verja de la capilla mayor está cerrada, a mí me permitieron entrar y hacer fotos a placer sin flash.

Notas_
(1) El retablo de la capilla mayor de San Pablo tendría que ir seguido de un prolijo estudio, pero como no es motivo de este blog, les invito a que viajen por el artículo de Sira Gadea que lo describe con todo lujo de detalles.

(2) Existe un sepulcro muy interesante en la capilla de la Piedad, sin embargo la razón de mi visita era otra y... entre que aquello estaba oscurísimo, que iba a empezar la misa y que ya estaba con el stendhalazo de los dos arcosolios de los que les doy cuenta, no tengo ni una triste fotografía. Si quieren saber más sobre el sepulcro del Deán Zapata, pueden informarse aquí (p. 214 y ss).


(4) No les voy a imponer la tortura de leer la lápida resquebrajada de los primeros marqueses, así que les tecleo la transcripción de la misma según los documentos de la Real Academia de Historia: "Aquí yace el muy ilustre Señor D. Juan de Roxas, Marqués de Poza, y la muy ilustre Señora Dª. Marina Sarmiento su muger, el qual mandó hacer esta obra. Murió a primero de Agosto año de mil quinientos y cinquenta y ocho, acabose esta obra a diez y seis de Enero de mil quinientos y cincuenta y nuebe."

Y la de los terceros marqueses de regalo: "Aquí yace D. Francisco de Roxas Marqués de Poza de los Consejos de Estado, y Guerra de los Señores Reyes D. Felippe Segundo, y Tercero. Falleció en trece de Enero de mil seiscientos y quatro. Hyzo esta obra Dª. Francisca Enríquez de Cabrera, su muger, hyja de los Señores Almirantes de Castilla, Duques de Medina de Rioseco, y Condes de Modica, D. Luis Enríquez, y Dª Ana de Cabrera, y también hyzo la rexa (de la capilla maior) y también donó la missa conventual en seis cientos ducados de renta en cada un años perpetuos conque los 300 se empleen cada año para augmento de la memoria, y dotación."


(4) Por no haber conseguido solucionar el problema de los links al álbum de Picassa, para aquellos que van navegando por tableta o móvil les cuelgo la fotografía del detalle de la reja, obra de Juan Bautista Celma, que cierra la capilla mayor.



Bibliografía y documentación_
  • Alonso Ramírez, P. y Palacios Casademunt, A., Inscripciones Medievales en la ciudad de Palencia (link).
  • Chacón, J. A., "Rama troncal de la Casa de Rojas, I Marqués de Poza" (link), www.sologenealogia.com (link).
  • Dominicos de España, "Conventos de Castilla y León" (link), web (link) y Facebook (link).
  • Gadea, Sira, "San Pablo de Palencia" (link), Viajar con el Arte blog (link).
  • Geneall.net (link).
  • Planas Duro, Luis, "Retablos (IV). El retablo del Deán Zapata en la iglesia de San Pablo, Palencia" (link), Escultura Castellana blog (link).
  • Quadrado, J. Mª., Recuerdos y bellezas de España. Valladolid, Palencia y Zamora, Madrid, 1865 (link).
  • Real Academia de la Historia, "Relación de varios sepulcros de la familia Rojas en el convento de San Pablo de Palencia" (link), sin fechar, Biblioteca Digital (link).
  • Revuelta González, Manuel, "Origen, ocaso y renovación de los conventos palentinos", Publicaciones de la Institución Tello Téllez Menéndez, nº 63, 1992 (link).
  • VV.AA., "San Pablo" (link), Portal Palencia.com, área de cultura (link).
  • VV.AA., "Enríquez. Linajes Novohispanos" (link), www.bisabuelos.com (link).
  • Wikipedia (link).
  • Zalama Rodríguez, M. Ángel, "Portadas retablo renacentistas en Valladolid y Palencia" (link), Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, nº 53, 1987.

3 comentarios:

  1. ¡Qué fantástico artículo! Enhorabuena de los muy grandes. Me ha entusiasmado, pegada a la pantalla leyendo con avidez y deleitándome con las impresionantes fotografías. El "picado" del Ecce Homo quita el hipo. Genial, genial todo. Mil gracias por la mención. Un beso muy fuerte, preciosa.

    ResponderEliminar
  2. Lo acabo de compartir en Viajar... de Face.

    ResponderEliminar
  3. (●^_^●) ¡Me sacas los colores, querida Sira! Con todo lo que tú sabes, que te guste, ya es un triunfo.

    A ti te hice la promesa de post sobre los primeros reyes de Portugal. Tienes mi palabra. A ver si antes que termine el año...

    Sobre las fotos, pienso igual que tú. La del contra de Ecce es chulísima. Me faltó fotografiar mejor a los terceros marqueses. :-/

    Luego (mañana) me paso por el feis. Eres un cielo. ¡Mil besos!

    ResponderEliminar

Los blogs se alimentan de comentarios, así que ¡estrújese el coco un poco!