miércoles, 3 de agosto de 2011

Agosto no existe.

Miren que al principio de comenzar este blog me autoimpuse la costumbre de publicar un artículo al menos semanal, pero soy díscola incluso conmigo misma y me he revelado a la sana intención de mi propuesta inicial. Así que esta entrada está un tanto de más, pero, no se crean, vengo a ponerles los dientes largos con las novedades que acontecerán en ¡La Muerte Os Sienta Tan Bien! a partir de finales Agosto-principios de Septiembre porque, aunque una no publique, mi mente no deja de pensar en nuevas aventuras funerarias para satisfacer la curiosidad ajena y propia.

A saber... Hablaremos de la Cartuja de Miraflores en Burgos. Sí, uno de mis sitios favoritos del mundo porque solo allí he conseguido lo que los budistas denominan nirvana, algo así como la paz absoluta. Supongo que la orden cartuja tendrá mucho que decir sobre esa tranquilidad y sosiego que despiden los muros de su monasterio.

También veremos la tumba de San Marcos en Venecia que ahora nos dice un investigador que es posible que los huesucos que allí están sean los de Alejandro III de Macedonia, más conocido como el Magno; sería increíble, ¿no? (un sueño hecho realidad para la abajo firmante, si quieren que les diga.)

Por supuesto hablaré de la Cripta de los Capuchinos en Viena a tenor de una noticia que apareció en los periódicos no hace mucho.

Inauguraremos una sección musical, ¡síiiii!...

Como ven el mundo de los muertos está muy vivo. ;-D

Y les dejo con una adivinanza para que vayan pensando en qué lugar he estado no hace mucho visitando un panteón precioso y poco conocido. Miren esta foto y discrepen en los comentarios. A mi vuelta de vacaciones (en las cuales pretendo visitar más de un camposanto) resolveremos la incógnita con un bonito post.

¿A quién pertenecerán estos descalzos pinreles? Hmmmm...
Nos vemos en menos de lo que canta un gallo.
Quedo a su disposición.
Cal.

4 comentarios:

  1. Esperamos con impaciencia todas esas novedades, así como conocer de quien son esos pies...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué mal me ha sentado este año la vuelta de vacaciones, Ksawery! Como usted bien sabe he andado liada en otros menesteres, pero aquí está, recién sacadita del horno, la entrada sobre... ¡tachán, tachán! el Panteón de los Alba en Loeches (Madrid).

    ;-D

    ResponderEliminar
  3. Aquí, corazón, primero publicaré otro post sobre un panteón extranjero y lo mismo la semana que viene me meto a fondo con la Cartuja de Miraflores. Chica, es inabarcable en cuanto a simbología y documentarse es un trabajo grandísimo, pero muy grato, claro. Un besazo.

    ResponderEliminar

Los blogs se alimentan de comentarios, así que ¡estrújese el coco un poco!